domingo, 17 de abril de 2011

PARA QUIEN LO QUIERA LEER

¿Recetas?

Estaba en la cocina limpiando unas espinacas, pero al mismo tiempo no dejaba de darle vueltas a la cabeza:
trabajos, exámenes, reflexiones, artículos por leer, ...

¡De pronto se me ha encendido una luz!

¿Podemos comparar la escuela y la cocina?

¿Por qué los maestros nos empeñamos tanto en pedir recetas y recetas, cuando la cocina es algo creativo y variable en función de los ingredientes que utilicemos?
¿Por qué aunque sigamos una misma receta, el guiso nos queda diferente?

No sé si la comparación será muy buena, sin embargo las ideas en mi cabeza las tengo muy claras.

Centrémonos en lo que tenemos en clase:
alumnos, materiales, compañeros, recursos puestos por la administración, ... y procuremos crear con ello el mejor guiso posible.
No nos limitemos a quejarnos por los ingredientes que nos falten, sino procuremos utilizar los que tenemos del mejor modo posible.
Y procurar no olvidarnos de sazonar nuestro guiso con:

UNA PIZCA DE AMOR

DIFER

No hay comentarios:

Publicar un comentario